Introducción

Uno de los pasos, al momento de realizar los renders, es escoger que tipo y formato de archivo se utilizará para exportar el resultado final. Es posible que se haga directamente a algún formato de video, o que se haga en formato de imágenes.
Existen muchos formatos de imagen entre los que se puede escoger, cada uno con propiedades diferentes, de los cuales, los más populares, son el formato PNG y JPG.
Sin embargo, existen otros formatos de características mucho más avanzadas, como lo son el RLA y RPF, que permiten almacenar información que pueda ser utilizada en la post-producción.

Archivos RPF

Usos y funcionalidad

Al utilizar secuencias de imagen para realizar el proceso de post-producción, siempre es recomendable trabajar con archivos sin compresión que almacenen información adicional, especial para dicha tarea, como lo es el formato RPF (sucesor del RLA).
Este tipo de formato, creado por Discreet®, permite almacenar “metadata”, o información adicional embebida, acerca de las características tridimensionales del proyecto. Esto quiere decir, que ofrece la posibilidad de almacenar distintos canales de información, como por ejemplo, el canal Z, que permite reconocer la distancia de cada punto con respecto a la cámara, para trabajar con la profundidad de campo; o almacenar los ID de cada objeto en escena, para realizar la post-producción por objeto.
Estas características 3D, que almacenan los archivos RPF, se denominan canales, los cuales deben ser seleccionados justo antes de renderear. La información que se almacene, será la que utilizarán los software de post-producción para trabajar.

Archivos RPF

Proceso de implementación

Los formatos con metadata, funcionan como cualquier otro, con una única diferencia en su mayor tamaño de archivo. Su uso, requiere que al momento de seleccionar el formato de salida, se configuren los canales que se desean almacenar en el archivo que se exportará (FIG 27.1).
Los canales RPF más comunes son: Z-Depth: Distancia de cada punto a la cámara, lo que permite simular efectos de profundidad de campo, o colocar niebla en la escena, como también insertar elementos delante y detrás de otros. Object ID: Almacena el número de identidad asignado por el usuario a cada objeto 3D, lo que permite aislar cada elemento para aplicarle, de forma específica, efectos de corrección de color, blur, levels, tint, etc. Coverage: Contiene información de antialiasing, para suavizar bordes recortados.
Otros canales, como “surface normals” (la dirección de las normales) y “UV
coordinates” (ubicación de las texturas), también pueden ser aprovechados por los software de composición, aunque de manera más compleja.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Exportar directamente a formato de video nunca es bueno, pues ante cualquier falla, el archivo generalmente se corrompe. Además, según el tipo de compresión que se utilice, el archivo pierde calidad.
El objetivo de este formato es permitir el ahorro de tiempo, pues permiten utilizar las características de los software de post-producción de manera rápida y con gran calidad, para no tener que recurrir, única y exclusivamente, a las capacidades del software de desarrollo 3D.

Be Sociable, Share!